Invitadas

Actividades, exposiciones y propuestas

volver
María Rojas. ◞◞◯ ̊◯◟◟
Zaragoza

María Rojas. ◞◞◯ ̊◯◟◟

Imagen: María Rojas St, 2018. Fotografía. 100x70 cm.

María Rojas. ◞◞◞◯ ̊◯◟◟ Caracteres textuales que se leen como una imagen

María Rojas (Zaragoza, 1987) tenía 20 años cuando Internet se instaló de manera radical como una segunda piel en nuestras vidas. Fue entonces cuando comienza su formación profesional, primero como técnico superior en escultura artística, posteriormente realizando estudios en video-arte, fotografía, arte sonoro, nuevas tecnologías. Artista post-millenial. Hoy en día descubrimos el mundo a través de pantallas digitales que dan acceso a una realidad fluida, compleja y patrullada. La pantalla también como parte esencial de su estudio como artista, y el espacio de arte como el escenario deseado donde poder desplegar el juego experimental en el que el mundo digital y el real se funden en un abrazo incómodo. Rojas ha vivido la dictadura de la estética del considerado primer movimiento de vanguardia del siglo XXI: el post-Internet, la mañana que siguió a la luna de miel del matrimonio entre Arte, Vida e Internet.

◞◞◯ ̊◯◟◟ es la primera individual de Rojas en la galería Antonia Puyó. Impresiones digitales, esculturas, instalaciones. Los dispositivos electrónicos como extensión del cuerpo que juntos crean algo que se intuye entre lo opaco y lo translúcido, entre lo duro y lo blando. Lo que anuncia y sugiere el título, es que todo es en realidad lenguaje e información, ceros y unos, pero sin embargo, nada se lee, todo se digiere como imagen; se consume rápida y superficialmente. Ya en el 2011 Kenneth Goldsmith en su célebre ensayo Uncreative Writing analizaba cómo se desarrollan el lenguaje, la escritura y el texto en la era digital actual. Nos habla de cómo la era digital e Internet han influido en la nueva producción artística y cómo se desarrolla la relación arte/lenguaje/Internet en la actualidad. Todo es texto, o mejor dicho hipertexto, porque debajo de la delgada piel de las fotos, videos, gráficos, y pistas de sonido con las que tratamos de continuo en las pantallas, se encuentran kilómetros y kilómetros de lenguaje. Un exceso de hiper-textualidad que ha hecho que todo se haya convertido en un terreno de disloque, caos y confusión. La transversalidad se presenta como opción obligada que permite acoplar la complejidad y contradicción de los extremos. Las palabras por un momento dejan de ser meros vehículos de contenido, para pasar a ser tratadas teniendo en cuenta su dimensión material, oscilando de la transparencia a la opacidad y del qué al cómo. Goldsmith también habla de cómo ciertos movimientos de vanguardia se activaban en el contexto actual. En el caso de Rojas nos topamos con estrategias cercanas al détournement o a la apropiación. Un natural cortar y pegar lo que ya existe para poder manejar todo el matorral de información con el que nos topamos, en constante cuestionamiento de la autoría. Un trasladar imágenes y textos de un sitio a otro haciendo emerger el contexto como el nuevo significado. Obras que se crean tomando prestado lo ya existente, que sirven para generar debate y reflexión más que lectura. En este caso también hablaremos de la inestabilidad fluida de muchos trabajos, de la borrosa diferencia entre el ver y el pensar que desencadenan ciertas obras. La diferencia entre obra y su enunciación lingüística, su fluidez formal y la vacilación de contenido, generando lo que se ha llamado la post-imagen o la imagen fantasmal.

Otro aspecto interesante que desarrolla Rojas en su práctica es en torno a la fotografía en un momento muy rico de su historiografía. La fotografía por fin mirándose a si misma, abandonando el lastre de la funcionalidad y la responsabilidad para con la verdad y con el mundo. La era de la post- verdad, vivir con la trampa y explorar a partir de ahí. Habitamos una sociedad hiper-moderna dominada por el consumo del exceso y la urgencia. Una situación caracterizada por el agotamiento baldío, la devaluación de la imagen y el colapso narrativo, en el que la fotografía es explorada como práctica intermedia, situada en contextos dispares y aspirando a hibridar y traspasar fronteras. La fotografía asume un nuevo rol como contenedor en expansión de disciplinas como la pintura, la escultura o la instalación. Un salto hacia lo tridimensional haciendo que el papel deje de ser soporte de una imagen para hacerse el protagonista de la acción. Se piensa la fotografía más como estructura y objeto, entrando en el discurso de lo tridimensional y considerando la materialidad de la imagen. Una muestra que plantea la imagen híbrida como el nuevo paradigma.

Ya desde proyectos como LOGIN, María Rojas se propuso explorar la capacidad del lenguaje para construir espacio, la disposición objetual de un imaginario cotidiano y el supermercado de la imagen. Con esta individual continúa esta misión, explorando la dimensión material del lenguaje, la fluidez, plasticidad o maleabilidad que deriva de la variedad apabullante de soportes-contenedores que éste recibe en Internet.

Cristina Anglada

 

WEBwww.antoniapuyo.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso.
Siempre podrás revocar tu consentimiento y obtener más información aquí.